Reeelaborando Minube

Minube es la web social de viajes, donde puedes compartir información sobre destinos turísticos, encontrar inspiración para tus aventuras o simplemente para descubrir tu ciudad. Siempre nos ha gustado cómo se comunican en las redes sociales y su diseño. Son un equipo joven, con mucha ilusión y mucho talento. José Manuel Beas los conoce desde hace tiempo, incluso antes de que Dani () y Javi () se encontraran con él en un Betabeers y le invitaran a hacerles una visita. Desde entonces, les ha ayudado en un par de ocasiones para poner un poco de orden en su equipo de desarrollo de software, introduciendo algunas prácticas ágiles: Scrum, un tablero y algunas recomendaciones. Raúl () es el CEO de Minube y en septiembre de 2013 nos invitó a volver.

El diagnóstico

Los visitamos para saber en qué punto se encontraba el equipo de desarrollo respecto al uso de Scrum. Pero esta vez, con el proyecto de Reeelab en marcha, abordamos también el diagnóstico de toda la organización, para poder entender qué factores estructurales estaban dificultando la adopción de metodologías ágiles.

A través este diagnóstico encontramos áreas en las que consideramos necesario avanzar, no sólo las referentes al desarrollo de software, sino muchas otras que afectaban al modelo de negocio, estructura, liderazgo, comunicación, etc. Este primer diagnóstico lo compartimos con el cliente para que pudiera entender el mapa de dificultades y potencialidades que nosotros, como agentes externos, veíamos. Sin embargo, esto no era la propuesta de trabajo.

La propuesta

En Reeelab nos gusta hacer consultoría en periodos cortos (la esencia del kaikaku, un gran impacto en un tiempo muy breve para despertar el proceso de kaizen o mejora continua). Esta manera de abordar el cambio nos obliga a establecer un número limitado de objetivos y concretar los indicadores, es decir, aquellas señales que nos dará la realidad para valorar si hemos conseguido o no nuestros objetivos. Esto nos permite hablar con nuestros clientes sobre el Retorno de su Inversión (ROI), evaluar la eficacia de nuestro servicio, volver a diagnosticar (una vez que evaluamos cómo los cambios introducidos han modificado la realidad) y plantear una nueva fase de trabajo, si procede.

Así que, junto con ese diagnóstico preliminar diseñamos una propuesta a medida que incluía consultoría, formación y coaching. La primera buena noticia fue el “sí a todo” de Raúl. Encontrar a un gerente (y dueño) que entiende la propuesta de valor de Reeelab y confía en nuestro hacer profesional ha sido fundamental en el éxito de nuestro trabajo en Minube.

Un cambio para todos

Una de las cosas que teníamos más claras era que el equipo de desarrollo no podía avanzar en el uso de Scrum si su entorno más inmediato (el resto de departamentos de la empresa) no entendía la lógica de lo que estaban haciendo. Así que les propusimos la transición a metodologías ágiles de toda la compañía. A través de un proceso en el que participara toda la empresa, pretendíamos impactar en la cultura corporativa, comenzando por el pacto sobre un lenguaje común y un objetivo identificable: la mejora continua.

El trabajo que hemos realizado durante mes y medio pretendía básicamente:

  • mejorar procesos para liberar tiempo en toda la organización,
  • aumentar la participación y la responsabilidad de todos sobre cada fase del proceso,
  • y mejorar la comunicación entre departamentos, a la vez que acompañábamos al equipo de desarrollo para mejorar su Scrum.

Resultados

Como resumen basta decir que ha sido una de las mejores experiencias de nuestras trayectorias profesionales. El éxito lo medimos por la consecución de objetivos, evaluados a través de indicadores concretos, entre los que se incluyen una buena cantidad de indicadores de ROI. Esta valoración también está fundamentada en la evaluación que realizamos, un mes después del fin de nuestra intervención, con los diferentes agentes que participaron en el proceso. Por ejemplo, comprobar cómo un miembro del equipo, especialmente tímido, había pasado a liderar a su grupo ha sido muy emocionante para nosotros. O escuchar a un gerente reflexionando, junto a sus compañeros, cómo había entendido que si no delegaba estaba convirtiendo a su equipo en un grupo de “irresponsables”. O cómo otros, al principio un poco reticentes, ahora explicaban el valor que percibían en el cambio y participaban en las retrospectivas, guiando a sus compañeros para no salir del camino de las buenas prácticas. Gerentes, programadores, comerciales, administrativos,… todos habían participado del cambio y lo habían hecho suyo.

Conclusiones

Los motivos por los que hemos conseguido los grandes avances han sido de varios tipos: la participación e implicación de cada persona que forma parte de la compañía, la adecuación de las actividades a las necesidades del contexto, la madurez del equipo de Reeelab (con la incorporación de nuestro nuevo socio, Santiago Scheele), pero, sobre todo, la confianza e implicación de los cargos más altos de la compañía.

Este último elemento es el menos frecuente y el que suele limitar el alcance de los objetivos planteados. Esto es así porque ninguna cultura puede cambiar si no se modifican las condiciones materiales en que se sustenta, por eso resulta imprescindible que los dueños de la compañía participen activamente del cambio. Sin esto el éxito es frágil y difícil de sostener.

Ahora estamos en fase de seguimiento de estos cambios, mirando con mucha ilusión el futuro de Minube. No nos da reparo decir que nos sentimos orgullosos por todo lo que han sido capaces de mejorar y también afortunados por haber podido formar parte del proceso de cambio de este grupo de personas honestas.

Seguiremos caminando juntos.

Deja un comentario